Rayentru virtual
  Poesía (y) capital
 

 

POESÍA (Y) CAPITAL
 
por Jorge Montealegre
 
 
 
La poesía no se vende porque no se vende. La frase es casi un verso, por su carga sintética llena de sugerencias poéticamente ambiguas.
      Lectura fatalista, si la escuchamos a ciertos editores o libreros: la poesía no se vende, caramba: nadie la compra, por tanto no la edito ni la ofrezco ni la exhibo; cierro el círculo vicioso: porque no se vende no la vendo. Y se baja la cortina.
      Lectura resignada, con salida honorable, que viene generalmente de los poetas: la poesía no se corrompe ni se transa ni se prostituye en el mercado: no se vende, caramba, como otros. O sea, es un orgullo que no se venda.
      La poesía, me gusta esta imagen, es un huerto familiar donde regamos la utopía. Es parte del bien común. Y es bien común que el poeta quiera que su poesía llegue a la gente; entre ella, a los otros poetas. Ahora, ¿cómo llega la poesía a esos lectores si los circuitos de distribución del arte están cerrados para ella? Entre estos circuitos están, nos guste o no, los "puntos de venta" que son como las células del mercado.
Sin embargo, siento que una corriente de aire fresco (en el mejor sentido de la palabra "fresco") cruza la capital hacia un tratamiento -¿cómo decirlo?- "utopista pragmático" de la percepción que hay en el mercado respecto de la poesía.
      Pienso en el encuentro "Chilepoesía", en la enorme cantidad de personas que congregó en las lecturas públicas de los poetas invitados; en los inusuales carteles (inusuales en Chile) que desde las paredes llamaban a escuchar a los poetas; en el rostro y los versos de los poetas en gigantografías en diversas estaciones del Metro (los poetas en el subterráneo, pero a la luz del día). También pienso en la polémica que suscitó dicho Encuentro. Es un buen signo que la poesía -y su relación con el poder, el mercado, el espectáculo, los poetas, etc.- alcance una esquinita de la aburrida agenda pública que nos impone "en cadena nacional" los temas de conversación cotidianos.
      Chilepoesía fue, literalmente, espectacular. Y me parece un notable esfuerzo por promover este género literario. Si la poesía chilena es un producto tan apreciado, como un vino de exportación, entonces que se la promueva consecuentemente y ocupe los espacios que demanda la "imagen país" (así, en una fiesta de la cultura ya no encontraremos que hay más vino que poesía).
      La poesía, por otro lado, tiene su propia corriente subterránea donde los consagrados se mezclan con los anónimos y los viejos entregan su posta a los nuevos.
Pienso en un libro reciente: "Poesía del Siglo XXI", que recoge poemas de 23 poetas jóvenes de la Región Metropolitana. El libro es resultado de un concurso -organizado por la Seremi de Educación y el Preuniversitario Nacional- donde participaron mil estudiantes de enseñanza media, haciendo de este evento, ya en su primera versión, el principal concurso de poesía juvenil del país. Además del libro, estos poetas emergentes del siglo XXI pudieron compartir sus trabajos en señero taller literario.
            Es decir, la poesía tiene eco. Tiene miles de auditores, tiene miles de jóvenes que la practican. ¿Es creíble seguir afirmando que la poesía en Chile no tiene lectores?
 

* Publicado en Revista Rayentru Nº21 - otoño del 2001

 
 
  Total 204807 visitantes (433037 clics a subpáginas) En esta página  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=